OIL & GAS

Cómo es el proyecto Red Azul, el acueducto para el fracking de Vaca Muerta

El acueducto, de unos 65 kilómetros, demandaría una inversión cercana a los 100 millones de dólares. El gobierno neuquino busca que se concrete con financiamiento privado.

El gobierno de la Provincia reflotó el proyecto “Red Azul” para la construcción de un acueducto que captaría agua desde el Río Neuquén para acopiarla en piletas y luego distribuirla en locaciones de Vaca Muerta.

El promotor de la iniciativa es el ministro de Infraestructura, Rubén Etcheverry, quien ya puso el tema en la agenda de la Mesa Vaca Muerta, una instancia de trabajo entre las líneas técnicas del gobierno neuquino y de las principales operadoras de la cuenca para avanzar en la concreción de obras estratégicas en el corredor petrolero.

El acueducto, de unos 65 kilómetros, demandaría una inversión cercana a los 100 millones de dólares. El esquema de financiamiento que se está diseñando consiste en inversión “a riesgo por parte de la empresa proveedora de los caños, instrumentación, y en lo posible en parte con la ingeniería del proyecto”, explicó Etcheverry, en diálogo con +e.

También se han mantenido conversaciones con fondos para la emisión de bonos por unos 30 millones de dólares. De todos modos, la clave pasa por lograr el interés en la otra punta del negocio, es decir las compañías productoras de Vaca Muerta que demandarían el agua industrial transportada por la Red Azul. No será tarea sencilla, porque las petroleras ya tienen sus puntos de captación y sistemas de transporte de agua bien aceitados.

Contratos take or pay por el agua

Etcheverry señaló que se está trabajando con las operadoras los primeros borradores de contratos take or pay. “Estamos viendo si poner un contrato de suministro de agua a futuro, con determinado precio y volúmenes, y con con eso cederlos a un fideicomiso, para que a través de la emisión de bonos en el mercado de capitales se financie sin que pongan plata las empresas, sino solamente esos contratos take or pay”, indicó.

Y agregó: “Casi todas las empresas han pasado las estimaciones de volumen, faltan algunas, y ahora se las está intimando por parte de Recursos Hídricos como autoridad de aplicación, porque les conviene porque de esta forma se van a asegurar el suministro de agua industrial para las fracturas en el futuro”.

Una vez que se cuente con esa información, la cartera de Infraestructura podrá redefinir la ingeniería del proyecto y avanzar en paralelo con el esquema financiero, los contratos y y ajustar los valores de la obra.

Cómo será el acueducto

Según la memoria técnica de la Red Azul, a la que accedió +e, la toma de agua se instalará en el margen del Río Neuquén, aproximadamente 13 kilómetros al sudoeste de la ciudad de Añelo.

El acueducto de 20″ de diámetro se dirigirá hasta las piletas de acopio que serán ubicadas en la meseta a unos 9.5 km desde la toma de agua, en cercanías al yacimiento El Orejano, de YPF, para luego distribuirla en las locaciones

La instalación que se diseñe debe proteger los equipos de bombeo de una eventual crecida del río y tener un camino de acceso que permita una buena circulación desde la ruta

Se estima la colocación de 10 pozones de hormigón con lecho de piedra, para que ingrese el agua con la menor proporción de limo posible. En cada cámara se montará una bomba autocebante (en total serán cinco, cuatro operativas y una en Stand By) que contará con su correspondiente instrumentación para protección y funcionamiento. Las bombas tendrán que movilizar un caudal de agua total de 60.000 m3/día.

Adoptado el caudal de diseño y con la información topográfica, se procederá a diseñar la obra de forma tal de que no sea afectada por el caudal de diseño y que sea operativa para bajos caudales.

La potencia eléctrica necesaria para el funcionamiento de los equipos en la zona de captación es de un total de 6000 kVA. En caso de no contar con esa potencia en el lugar se deberá realizar el montaje de una subestación transformadora. Para la construcción de este acueducto será necesario, previamente, un estudio de suelos, analizando cauces, la erosión, y datos aluvionales.

En las instalaciones de captación, en sector previo al bombeo hacia las piletas de acopio, se instalará un sistema de medición de caudal, diseñado para transmitir datos de manera automática en forma instantánea, así como con capacidad de almacenamiento de información con la curva de caudal de fluido bombeado. Esta información podrá ser descargada en forma manual (in situ) y mediante acceso remoto. El Sistema será compatible con el de Registros Operativos de la Provincia de Neuquén.

Comentarios

Leave a Response