OIL & GAS

El 20 de junio comenzará el llenado del Gasoducto Néstor Kirchner

Lo afirmó la secretaria de Energía, Flavia Royon. La maniobra durará un mes hasta que el caño quede operativo. El gobierno avanzará con la licitación e la reversión del Gasoducto del Norte y la segunda etapa del GNPK.

La secretaria de Energía, Flavia Royon, aseguró hoy que el martes 20 de junio “comenzará el llenado” del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner (GPNK) y que la finalización de los trabajos se da “en tiempo y forma” dentro de los plazos previstos, con el objetivo de dar un salto cualitativo para la producción de Vaca Muerta y un cambio en la estructura energética del país. Además, adelantó que se avanzará en la licitación del segundo tramo y en la reversión del Gasoducto del Norte.

La funcionaria se refirió así a la obra de infraestructura que demandó poco más de 10 meses para la construcción de un ducto de 573 kilómetros de extensión, desde la provincia de Neuquén hasta el centro oeste de la provincia de Buenos Aires.

Royon, al participar del evento Midstream & Gas Day, que organizó el portal especializado Econojournal, dijo que “el 20 de junio va a comenzar el llenado del gasoducto, viene todo en tiempo y forma, por lo que es importante rescatar la hazaña de la construcción en tiempo récord, cuando nadie apostaba que se podía hacer en menos de 24 meses”.

Una vez que comience el llenado, el ducto tardará un mes en quedar operativo tras una serie de operaciones que deberá poner en marcha la transportista TGS, que se adjudicó la operación y el mantenimiento.

El CEO de TGS, Oscar Sardi, destacó que “la tarea es simple, pero a la vez compleja. Lo primero que hay que hacer es extraer todo el aire que el caño tiene y después, paso a paso, ir presurizándolo en los 560 kilómetros que tiene el gasoducto. Va a requerir unos 25 millones de metros cúbicos de gas y es una tarea que va a demandar desde que empieza la inyección en el momento inicial hasta el momento final que el caño queda totalmente presurizado del orden de los 30 días”.

El gasoducto permitirá incrementar la capacidad de evacuación de gas de Vaca Muerta, al sumar 11 millones de metros cúbicos (m3) por día en una primera etapa.

Luego, cuando en los próximos meses se habiliten las dos nuevas plantas compresoras, el flujo se elevará a 21 millones de metros cúbicos diarios. En diciembre, el Gobierno nacional avanzó con dos nuevas rondas del Plan Gas que permitieron asegurar la provisión del gas para el llenado del ducto y su operación diaria.

Royon insistió en que la culminación de la parte crítica de los trabajos “es una hazaña que excede al sector energético” que va a permitir “que Vaca Muerta pueda dar un salto cuantitativo de producción, y un ahorro más que importante en divisas porque no se van a necesitar nunca más importaciones de gran volumen de Gas Natural Licuado (GNL)”.

Además, planteó que la entrada en operación del gasoducto troncal va a permitir “factibilizar el desarrollo industrial de otros puntos país” al confirmar que se está avanzando en la licitación de la reversión del (Gasoducto) Norte que también “va a ser una obra muy trascendente sobre todo para el Norte del país que hoy depende de las importaciones de Bolivia”.

Licitación del segundo tramo 

Royon, quien dijo que la actual gestión tiene la decisión de “licitar el segundo tramo del gasoducto en agosto”, resaltó que la obra que estará lista para operar en pocos días, es para el Estado “una inversión que recuperará en dos años entre el ahorro de importaciones y por los subsidios, lo que permite proyectar el futuro del crecimiento de Vaca Muerta, con un desarrollo directo e indirecto de la industria”.

En ese sentido, la funcionaria de la cartera económica planteó que con el desarrollo de exportaciones de gas y crudo -con una inversión privada comprometida que está avanzada en la infraestructura de oleoductos-, la balanza energética pasará de ser US$ 4.600 millones negativa el año pasado, a estar en equilibrio y luego -para el 2030- marcar un superávit de US$ 18.000 millones.

Para la segunda mitad de 2023, con el gasoducto operativo, se podrá ahorrar unos US$ 2.000 millones, una cifra que se duplicará para el año siguiente, con una mejora fiscal estimada en US$ 4.200 millones.

Reversión del Gasoducto del Norte

Royon también anticipó que “es inminente la licitación” de la denominada reversión del Gasoducto Norte que ya tiene financiamiento comprometido por la CAF por unos US$ 540 millones del total presupuestado de US$ 713 millones, una obra que “posibilitará el desarrollo de nuevos sectores como la minería que requiere de la infraestructura energética”.

Para cubrir esa diferencia presupuestaria, el Gobierno busca lograr la participación del sector privada pero de no darse tiene previsto cubrir parte del financiamiento.

“Sería un objetivo ambicioso continuar con la inercia y demostración de lo que fue posible en este primer tramo en tiempo récord, y tenemos que aprovechar esas capacidades adquiridas”, agregó la funcionaria.

Comentarios

Leave a Response