OIL & GAS

El aumento de producción pondrá a prueba la capacidad de transporte

Si bien hoy el sistema tiene capacidad ociosa ya se realizan obras de ampliación por el fuerte crecimiento de la producción de shale oil.

En los próximos cinco años la producción de shale oil de Vaca Muerta pondrá a prueba la capacidad de transporte de petróleo hacia las refinerías, complejos petroquímicos y puertos, si el precio internacional se mantiene en la franja de los 60 a 70 dólares. 

En la actualidad, el 70% del petróleo que se produce en la Cuenca Neuquina es transportado por Oleoductos del Valle (Oldelval), una compañía que tiene como accionistas a las principales productoras, mientras que el 30% restante de la producción alimenta a las refinerías de YPF de Plaza Huincul y Luján de Cuyo. Se trata de una red de 1.700 kilómetros de ductos que van desde las tradicionales zonas petroleras de Neuquén de Rincón de los Sauces y Challacó hasta la estación de bombeo Allen, en Río Negro, para llegar a Puerto Rosales (Bahía Blanca).

Si bien hoy el sistema tiene capacidad ociosa, por el fuerte crecimiento de la producción bruta de shale oil -que en marzo alcanzó los 12.600 m3 diarios, según cifras de las Subsecretaría de Hidrocarburos de Neuquén- Oldelval tiene en marcha un plan de inversiones por 100 millones de dólares para elevar la capacidad de transporte de los 26 mil m3 diarios anuales a 36 mil el año próximo en el tramo crítico Allen-Puerto Rosales. 

El plan de Oldelval se anticipa a las necesidades de las productoras, que en las condiciones actuales del particular mercado de los hidrocarburos de la Argentina, pondrán el grueso de sus fichas en la ventana petrolera de Vaca Muerta, por la baja de los precios domésticos del gas y la falta de demanda e infraestructura de transporte para consumo interno y para la exportación. 

Productoras 

La empresa que rápidamente comenzará a llenar los oleoductos será YPF, la pionera en el desarrollo de shale oil en Neuquén. 

La compañía nacional planea elevar un 45% la producción en sus tres principales desarrollos de petróleo no convencional, al pasar de los 55 mil barriles diarios actuales a 80 mil barriles a fines de este año. Se trata de Loma Campana (junto con Chevron), Bandurria Sur (con Schlumberger) y y La Amarga Chica (con Petronas).

El año próximo, YPF invertirá en Aguada San Roque, bloque que opera Total, y Bajada de Añelo, operado por Shell. Mientras que en 2021 lo hará en Bajada del Toro, Loma La Lata Oeste y Chihuido de la Sierra Negra. Para 2022, el objetivo es desarrollar Loma La Lata Sur.

Con ese nivel de actividad, la compañía espera elevar la producción operada de petróleo en Neuquén a 300 mil barriles en 5 años. Hoy produce 225 mil barriles en todo el país. 

Otra operadora que sumará producción en el corto plazo será Shell, que este año pasará a desarrollo masivo las áreas Sierras Blancas, Cruz de Lorena y Coirón Amargo Sur Oeste y podría alcanzar una producción de 40.000 barriles equivalentes de petróleo por día hacia 2021. Los tres bloques tienen un potencial de producción de 70 mil barriles diarios, horizonte que se podría alcanzar en 2025.

Vista Oil & Gas, que comenzó a perforar este año Bajada del Palo, espera producir 65 mil barriles diarios en cinco años. También sumará producción Pan American Energy, que perfora pozos en Vaca Muerta en las áreas Lindero Atravesado, Bandurria Centro y Coirón Amargo Sur Este. Mientras que ExxonMobil aportará petróleo desde su bloque Bajo del Choique-Lainvernada.

Oldelval estima que el sistema actual soporta ampliaciones hasta 500 mil barriles diarios, sin necesidad de construir nuevos oleoductos de transporte.

Leave a Response