OIL & GAS

Equipos en Vaca Muerta al límite: entre las trabas a las importaciones y el desarrollo nacional

Los 8 sets de fractura en Vaca Muerta operan al límite. Se necesitan torres de perforación de alta tecnología para atender las proyecciones de crecimiento de producción.

La actividad en Vaca Muerta interfiere con la ganadería de subsistencia.

Más allá de las complicaciones de la macroeconomía argentina, pero íntimamente relacionados con ella, hay dos grandes factores que limitan el crecimiento del boom productivo de Vaca Muerta: la infraestructura y la disponibilidad de tecnología.

En el primer caso, aún con demoras, hay obras y proyectos en marca en oleoductos y gasoductos de transporte que corregirán los cuellos de botella en el corto plazo. Mientras que en el segundo aspecto, la alarmante escasez de dólares ya está encorsetando la actividad en el shale. La disponibilidad de de sets de fractura y de equipos de perforación de alta tecnología serán claves para dar el salto exportador que la industria vislumbra en los próximos cinco años.

El tema fue eje de una charla que mantuvo Patagonia Shale con German Wilson, vicepresidente de Operaciones y country manager de Finning Argentina, la distribuidora de Caterpillar, marca que hoy domina el 70% de los motores de alta potencia que utiliza la industria petrolera.

Hoy en Vaca Muerta hay en operaciones ocho sets de fractura, la mayoría con motores Caterpillar y son flotas antiguas. “El desafío que hemos tenido es trabajar contra rotura, no con reparaciones planificadas. Eso tiene varias aristas que son bien complejas. Los picos de demanda, que significa mano a obra dispuesta y lista para atender eso, pero también repuestos que cuando uno planifica tiene mayor posibilidad de estar en tiempo y forma”, explicó el directivo. 

“En el caso de los set de fractura, tienes un desafío adicional que no solamente el motor, sino que la estructura del trailer funcione, porque el motor puede tener estas dos o tres vías útiles, pero muchas veces el facturador como tal ya no da abasto. Y también tienes que ver que tengan la transmisión adecuada, porque muchas veces puedes tener un motor muy potente, pero la transmisión no es adecuada y se cae a las 2000 horas”, agregó. 

Según Wilson, la disponibilidad de equipos no alcanza para las proyecciones de crecimiento de producción en Vaca Muerta para 2024. 

Industria nacional

Por eso, empresas como Tenaris acuden a la industria nacional para desarrollar equipos para el shale. Ya cuenta con el primero de 20 frac pumps diseñados y construidos en Argentina por parte de la empresa marplatense QM Equipment, con tecnología Caterpillar para sus motores, transmisiones y bombas.

Integrantes de Ingeniería de Aplicaciones de CAT, QM Equipment y Finning Argentina, lograron la certificación de la primera unidad fracturadora que aumentará significativamente la performance operativa en el shale.

El corazón de esas unidades son los motores CAT 3516C T2, transmisiones CAT TH55-E90, y bombas modelo SPM 3000. Este diseño proporciona una potencia operativa de 3.000 HP, salto significativo en términos de potencia, comparados con los 2.250 y 2.500 HP que hasta hoy eran estándar de la industria.

“Son motores con un nuevo estándar de la industria, de 3000 HP, que van a permitir tener set de fracturas que van a tener menos unidades, y, por otro lado, contar con una mayor potencia para poder tener la presión necesaria. Entonces, va a ser bien interesante cuando ya todo el primer set esté funcionando”, explicó Wilson.

“Tenaris está avanzando y también hay otros participantes de la industria que están mirando el tema, estamos conversando. Hay intención de aumentar los set de fracturas”, señaló el country manager de Finning Argentina.

“La cantidad de equipos de stand by es bajísima, muy poca. Las ventanas son mínimas y por eso que se trabaja a rotura y por eso, al momento que cae una bomba, hay que actuar muy rápidamente”.

“Se toman los componentes que traemos nosotros, y después se manufactura el trailer, y en ese sentido te diría que QM es el más destacado y el que más avanzado. Tiene un nivel de expertise muy interesante, y la verdad que la calidad de los fracturadores que se han hecho es muy buena, reconocida. Entonces, el principal tema acá tiene más que ver con la capacidad que va a estar disponible si es que existe un pico de demanda para poder manufacturarlo, y que los timings sean lo que se espera para poder entregar los objetivos de producción”, explicó Wilson.

Equipos al límite

Pero lo más preocupante, según el directivo, es que hoy se opera al límite: “En otras operaciones uno ve una cantidad no menor de equipos de stand by que están disponibles para poder hacer los cambios y sin perjudicar la operación, puedes hacer la reparación de una manera más tranquila. Eso no es la realidad que nosotros tenemos acá. La cantidad de equipos de stand by es bajísima, muy poca. Las ventanas son mínimas y por eso que se trabaja a rotura y por eso, al momento que cae una bomba, hay que actuar muy rápidamente. Y claramente el contexto no ayuda a poder avanzar rápidamente. Claro, entonces hay una divergencia entre la necesidad que tiene la industria y el contexto en el cual estamos enmarcados para poder avanzar”.

Motores a gas

Pese a las complejidades del entorno argentino, la tecnología aplicada en Vaca Muerta intenta avanzar hacia equipamientos más eficientes y amigables con el ambiente. Finning CAT comenzará en el segundo semestre un proyecto con Halliburton para instalar 60 kits DGV (dual gas blending) a fracturadores en campo que van a permitir tener la flexibilidad de utilizar diésel o gas, dependiendo de la disponibilidad del tipo de aplicación.

Se trata de tecnología probada desde hace tiempo en Estados Unidos y que permite reducir entre un 30 y 40 por ciento el consumo de combustibles.

Por otro lado, en el último mes, en la planta de QM Equipment se probó la bomba a gas Ecopower que promete revolucionar las operaciones en Vaca Muerta, con una potencia de 5 mil HP.

El fracturador a turbina aprobó las exigencias en la bahía de testeo, bajo la atenta mirada de las empresas productoras. Ahora debe ser pasar la prueba de fuego en los yacimientos de YPF, Tecpetrol, Pluspetrol y CGC, en operaciones de fractura de Schlumberger.

Se estima que el equipo permitirá reducir los 200 millones de litros de gasoil que se utilizan por año en servicios de fractura en el no convencional. Además, reduciría la cantidad de equipos en los yacimientos porque se necesitaría una menor cantidad de bombas por cada set de fractura.

 

Torres de perforación

El segmento de perforación también se encienden luces de alerta para el futuro crecimiento de Vaca Muerta. Según la consultora noruega Rystad Energy, el siguiente paso para los operadores es estandarizar el uso de ramas laterales de más de 3.200 metros, lo cual requiere que los contratistas traigan a Neuquén plataformas de alta especificación capaces de manejar ese nivel de carga de trabajo. “Esto lleva al primer cuello de botella importante que podría alterar el potencial de crecimiento de Vaca Muerta”, indicó la reconocida firma.

Si no se traen nuevas plataformas a la región, la tasa de crecimiento de Vaca Muerta se desacelerará en los próximos dos años. Traer plataformas de alta especificación podrí­a mejorar las tasas de perforación a menos de 20 días por pozo, como en Permian Delaware y Bakken”, agregó.

Comentarios

Leave a Response