OIL & GAS

Estiman que Vaca Muerta puede exportar u$s 26 mil millones hacia 2030

El informe Escenarios Energéticos 2030, elaborado por la Secretaría de Energía, destaca, además, que el shale puede atraer inversiones por u$s 87 mil millones en la próxima década.

El gobierno nacional presentó la nueva versión del documento Escenarios Energéticos 2030, una hoja de ruta para la planificación del sector, que pone énfasis en Vaca Muerta como motor del crecimiento de la producción de energía y de la generación de divisas. 

El documento destaca que dada la estacionalidad que caracteriza el consumo del gas, para alcanzar el pico de demanda doméstica, se debe contar con alternativas para comercializar o almacenar la producción que exceda al consumo en los meses de menor demanda. 

Hoy Argentina carece en la actualidad de infraestructura de almacenamiento adecuada para compensar la estacionalidad. Sólo existe una pequeña planta de almacenaje de GNL en el partido de General Rodríguez (de peak shaving), propiedad de la empresa Naturgy Argentina y un almacenaje subterráneo desarrollado por YPF, en las proximidades de Comodoro Rivadavia, denominado ASDG Diadema. 

El informe Escenarios Energéticos prevé que un nivel de exportación de gas hacia países vecinos que promediaría los 25 millones de metros cúbicos diarios (MMm3/d) hacia 2030.

A su vez, se destaca que en un escenario de desarrollo masivo del gas proveniente de reservorios no convencionales que propicie la reducción de costos y precios a nivel doméstico, se podrá alcanzar la exportación a gran escala de GNL entre 2025 y 2030, que alcanzaría los 27 MMm3/d. 

Para ello, se se necesitarán construir dos plantas de licuefacción adicionales con capacidades de 10 MMm3/d, para comenzar a operar en 2024, y otra de 20 MMm3/d, que esté operativa en 2026.

En cuanto a la balanza comercial energética, si se consolida la exportación de GNL y crece el desarrollo del shale oil, se espera un superávit de entre 13.000 y 23.100 millones de dólares, dependiendo de los precios del mercado. Es decir, que Vaca Muerta estaría en condiciones de generar exportaciones por 26 mil millones de dólares en un escenario de valor altos del barril de crudo y de gas.

Las previsiones del incremento de la producción de gas estarán condicionadas por la evolución de las obras de infraestructura de tratamiento y transporte, así como con el comportamiento de la demanda, particularmente por las dificultades que presenta en la actualidad el almacenaje de gas natural. 

Producción en alza

Los escenarios de producción se encuentran condicionados por los comportamientos de la demanda doméstica y regional, y particularmente el invierno por la capacidad de evacuación, restringida principalmente en cuanto a la capacidad de transporte hacia los mayores centros de consumo (AMBA-Litoral). Así, el rango de niveles de producción en 2030 se encontraría entre 211 y 258 MMm3/d. 

En los escenarios se observa una caída en los requerimientos de importación de gas natural, una concentración de la demanda de GNL en los meses de invierno y, hacia el final del período, competencia del gas con la importación proveniente de Bolivia. 

Mientras que en materia de petróleo, el crecimiento estará íntimamente ligado a los precios del barril. Según las proyecciones, la cotización rondaría entre los 70 y 90 dólares hacia 2030. De esa forma, se espera alcanzar los 899 mil barriles diarios de petróleo en el escenario de precios medios y 1.105 mil barriles diarios de petróleo en el caso de los precios altos. Para ello se deberían perforar en Vaca Muerta en el periodo 2019—2030 aproximadamente 2.500 pozos. 

Bajan los precios del gas

El documento señala que a medida que se incremente producción, se reduzcan los costos de desarrollo, se incremente la escala y se avance en en la curva de aprendizaje de la explotación no convencional, la curva de precios para el gas de producción doméstica se ubicarán entre los 2 y 3 dólares el millón de BTU.

Inversiones por u$s 87.000

Las inversiones de capital en el segmento de exploración y producción de hidrocarburos varían en un rango de 76.000 a 87.000 millones de dólares para perforar entre 4.500 y 5.100 pozos en Vaca Muerta y construir las facilities necesarias para su desarrollo. 

Para el caso de la ampliación de la red de transporte de gas, las inversiones oscilan entre un mínimo de 5.200 millones de dólares y un máximo de 7.800 millones. La capacidad incorporada oscilará entre los 84 y 125 millones de metros cúbicos por día, dependiendo del escenario de desarrollo del sector energético. 

En el caso del transporte de petróleo, se estima que se necesitarán inversiones por 785 millones de dólares, según las previsiones más conservadoras. 

Mientras que los desembolsos considerados para la instalación de las plantas de licuefacción para la exportación de GNL ascienden aproximadamente a los 5.625 millones de dólares con una capacidad de exportación estimada en 30 millones de metros cúbicos diarios en dos plantas (7,5 MTPA). 

Balanza comercial

Más allá de las exportaciones de gas a países vecinos (Chile, Uruguay y Brasil) y mediante barcos a otras partes del mundo, el factor más determinante para el fortalecimiento de la balanza comercial para los próximos años sería la exportación de petróleo, que explicaría cerca del 60% del volumen y 80% del valor exportado. 

Esto se debe, en parte, a que se estima que la demanda doméstica de combustibles crecerá moderadamente en los próximos años (con migración también hacia combustibles más limpios en el transporte), en paralelo a un fuerte incremento de la producción de crudo. 

Así, la exportación de petróleo en el escenario de precios altos podría alcanzar los 20 mil millones de dólares. 

De acuerdo con las distintas variables analizadas, durante el año 2030 se alcanzaría un superávit de entre 13.000 millones de dólares, con precios medios, y 23.000 millones, con valores altos. 

Leave a Response