OIL & GAS

Fuego cruzado entre Lapeña y Sureda por el congelamiento del petróleo

El titular del IAE Mosconi asegura que las petroleras y provincias sobreactúan el impacto de la medida. Sureda respalda a Neuquén en la defensa de los contratos en Vaca Muerta.

El congelamiento del precio de los combustibles y del barril de petróleo decretado por el gobierno de Mauricio Macri produjo un cimbronazo en el ámbito de los negocios y de la política  vinculados a la industria hidrocarburífera. 

Dos referentes del sector con pasado en el área energética de la Nación confrontaron por los efectos que tendrá la medida en las inversiones en Vaca Muerta. Se trata del ex secretario de Energía durante la presidencia de Raúl Alfonsín y titular del Instituto Mosconi, Jorge Lapeña, y de José Luis Sureda, ex secretario de Recursos Hidrocarburíferos del actual gobierno. 

Lapeña se convirtió en el principal defensor del Decreto 566, al asegurar que se trata de una medida de emergencia que no debería tener grandes perjuicios para el upstream. El presidente del IAE Mosconi pidió que las petroleras que manifestaron su rechazo “muestren los costos reales y el perjuicio cierto” y que “formalicen los pronósticos de producción exigibles y confiables”.

Lapeña pidió que las petroleras que rechazan el Decreto 566 “muestren los costos reales y el perjuicio cierto” y que “formalicen los pronósticos de producción exigibles y confiables”.

Según Lapeña, las provincias productoras, que fueron a la Justicia para frenar el decreto, sobreactúan su reclamo.

Mediante un comunicado, el IAE Mosconi indicó que “no avala las críticas de diversos actores de la comunidad petrolera acerca de que la decisión gubernamental afectará el desarrollo de Vaca Muerta. Consideramos que esta opinión representa un interés sectorial carente de todo fundamento técnico, y que además trasunta falta de solidaridad social y falta de colaboración con el gobierno nacional en un momento de crisis económica severa e imprevista”.

Según el IAE el reclamo de las empresas y las provincias, «representa un interés sectorial carente de todo fundamento técnico, y que además trasunta falta de solidaridad social».

Defender los contratos

Sureda recogió el guante y replicó que “no hay un solo actor en toda la industria que esté en desacuerdo con que hay que congelar el precio de los combustibles en esta crisis”, pero consideró que la medida se tomó de forma “inconsulta» y “prepotente”. “No es la forma en que se ha manejado el poder político en la industria a lo largo del tiempo”, agregó y señaló que el costo de la decisión se cargó contra las empresas y las provincias productoras.

Sureda: «Neuquén ha tenido una actitud firme y prudente, que cualquier inversor valora porque es contraparte de 36 contratos de concesión y por lo tanto no puede permitir que esos contratos sean vulnerados y esbozar una sonrisa. Tiene que defenderlos para que esos contratos sean creíbles».

“He leído algún ex secretario de Energía diciendo que la medida está muy bien y que la actitud de la Provincia es contraria a los intereses de la Nación. Neuquén ha tenido una actitud firme y prudente, que cualquier inversor valora. Firme porque Neuquén es contraparte de 36 contratos de concesión y por lo tanto no puede permitir que esos contratos sean vulnerados y esbozar una sonrisa. Tiene que defenderlos para que esos contratos sean creíbles. No puede hacer otra cosa”, dijo Sureda en diálogo con el programa Plus Energético, del canal 24/7. 

“Neuquén fue varias veces a Houston, puso la cara y consiguió inversiones y ante esta medida no puede hacer otra cosa que defender los contratos que pactó”, agregó, y consideró que los funcionarios provinciales “fueron constructivos porque ofrecieron alternativas” para morigerar el impacto del congelamiento del barril.

El ex funcionario indicó que la actitud de Nación “es grave porque es una medida que se toma por 90 días pero no dice cuál es el camino de salida. Se abre una incertidumbre a futuro porque la crisis no se termina en 90 días”.

Según Sureda, “no hay un solo actor en toda la industria que esté en desacuerdo con que hay que congelar el precio de los combustibles en esta crisis”, pero consideró que la medida se tomó de forma “inconsulta» y “prepotente”.

“No es cuestión de romper todo porque uno perdió una elección, esto hace mucho daño”, añadió.

Con respecto al dialogo que se abrió con el gobierno nacional para buscar que el peso del congelamiento de precios se reparta entre los diversos actores, Sureda indicó que “Neuquén viene trabajando duramente para aumentar el abastecimiento de energía y lo ha logrado. A la gallina de los huevos de oro no le pediría mucho. Es una negociación que fundamentalmente se tiene que definir entre las empresas y el gobierno nacional y un compromiso claro de salida al día 91”. 

Leave a Response