OIL & GAS

Informe especial: la radiografía de la crisis laboral en Vaca Muerta

En Neuquén, la industria genera unos 30 mil puestos de trabajo directos. La mayoría de ellos corresponden a pymes que están al borde de la quiebra. Las grandes compañías ya comenzaron a reducir el personal. Discuten cambios en los regímenes laborales para la post pandemia.

Industria en stand by: hay sólo cinco equipos de perforación activos hoy en Vaca Muerta.

Mucho antes de que la pandemia del coronavirus asolara el mundo, las petroleras ya habían comenzado a reducir sus planteles a tono con la caída de la actividad que generó el congelamiento del barril de crudo y la baja de los precios del gas. Hoy, la mayoría de los empleados petroleros están en stand by y el ajuste avanza mientras la incertidumbre reina en el sector. 

Según información recabada por Patagonia Shale de diversas fuentes empresariales, sindicales y gubernamentales, el empleo directo que genera la industria petrolera en la Cuenca Neuquina supera los 30 mil puestos de trabajo. Unos 16 mil corresponden a pequeñas y medianas empresas locales, 9.000 a grandes compañías de servicios especiales y 6.000 son empleados de las operadoras nacionales e internacionales.

De los 16.000 empleados de pymes nucleadas en la Federación de Cámaras del Sector Energético de Neuquén (Fecene), 5.500 corresponden a empresas asociadas a la Cámara Empresarial Industrial Petrolera y Afines (CEIPA), unos 7.000 a firmas de la Cámara Patagónica de Servicios Petroleros (Capespe) y unos 3.500 son empleados de comercios vinculados a la industria, cuyas firmas están dentro de la Asociación del Comercio Industria Producción y Afines de Neuquén (Acipan).

Según datos del Observatorio Laboral del Ministerio de Trabajo de la Nación, en abril en Neuquén hubo 114.800 empleos registrados, y se perdieron casi 4.000 puestos de trabajo desde el inicio de la pandemia. 

Si bien los datos oficiales indican que en a fines de 2019 el sector de “extracción de petróleo crudo y gas natural” en la provincia registraba 21.804 empleos, una buena parte de los puestos de trabajo generados por la industria está vinculada a actividades subcontratadas por operadoras y grandes compañías de servicios que son registrados en otros rubros económicos. 

Desde 2013, de la mano del desarrollo de Vaca Muerta, la industria petrolera se convirtió en el mayor generador de empleo priva en la provincia.

Entre ellas se encuentran empresas relacionadas a la actividad de la construcción; talleres metalmecánicos; hotelería y gastronomía; transporte; seguridad; gestión ambiental; servicios jurídicos, contables, financieros y administrativos; seguros laborales y empresariales; intermediación laboral; traducción; informáticos; certificación de calidad y seguridad industrial, entre otros. 

Desde 2013, de la mano del desarrollo de Vaca Muerta, la extracción de petróleo y gas se convirtió en el mayor generador de empleo priva en la provincia, y desplazó al segundo lugar al comercio minorista, sector que tradicionalmente fue el empleador privado más relevante.

Se estima que hoy la industria petrolera genera aproximadamente el 25% de empleo en Neuquén.

Ajuste en las grandes empresas

Si bien rige hasta agosto un acuerdo para sostener el empleo y abonar el salario de los empleados en stand by el equivalente al 60% de lo que cobraron en febrero, en los últimos meses las empresas -sobre todo las grandes compañías de servicios especiales- han avanzado en la reducción de sus planteles a través de la apertura de procesos de retiros voluntarios.

Multinacionales como Schlumberger, Halliburton, Wheaterford y empresas nacionales como Pecom ofrecieron a sus empleados la desvinculación a cambio de pagos extras a las indemnizaciones. 

Por el lado de las operadoras, esta semana YPF, la mayor petrolera del país, abrió un plan de retiros voluntarios para su personal fuera de convenio, que establece el pago de doble indemnización y tres años de obra social. El plan es optativo y estará abierto durante los próximos meses y no alcanzará a quienes estén en condiciones de jubilarse.

La compañía nacional ya comenzó a hablar con los gremios la idea de realizar cambios en el convenio colectivo de trabajo para ajustar las actividades al nuevo contexto económico y así reactivar los equipos en las Cuenca Neuquina, según adelantó el sitio Energía On del diario Río Negro. El objetivo es bajar costos a través de nuevos esquemas laborales más laxos en consenso con los sindicatos y el resto de las operadoras.

En paralelo, conscientes de que el mercado laboral se ajustará en los próximos meses, los sindicatos buscan reflotar el régimen de jubilaciones anticipadas de petroleros con más de 25 años de aportes y 55 de edad (Resolución 897/2015).

Pymes en rojo

Mientras que para las pequeñas y medianas empresas de servicios, que han visto reducida su actividad entre un 50 y un 90% por la pandemia, la situación es apremiante. Por lo general, se trata de un sector que tiene menos espaldas financieras que las operadoras y las grandes compañías de servicios, y que dependen directamente del nivel de actividad que tengan los otros segmentos de la cadena de valor de la industria. 

La crisis de las pymes repercute con fuerza en el campo mercado, porque es el principal generador de empleo vinculado a la industria hidrocarburífera.

Unas diez pymes neuquinas prestadoras de servicios de la industria petrolera ya solicitaron acogerse al proceso Preventivo de Crisis.

Como anticipó Patagonia Shale, al menos 10 pymes solicitarán acogerse al Proceso Preventivo de Crisis (PPC), herramienta legal que permite suspender o despedir personal ante una disminución del trabajo por fuerza mayor o por causas no imputables al empleador. 

Las empresas asociadas a CEIPA señalaron que de esa forma buscan evitar la quiebra, porque no pueden pagar los sueldos de los empleados en stand by y ya no tienen capacidad crediticia para hacer frente a las obligaciones impositivas y salariales. 

Pocos equipos en actividad 

La recuperación de la actividad en Vaca Muerta será lenta y nadie en la industria puede asegurar cuánto tiempo llevará volver a los niveles pre-pandemia. Las operadoras no están renovando los contratos que se vencen con las las compañías que brindan servicios de perforación, pulling, workover y fractura hidráulica, y están renegociando a la baja acuerdos con las contratistas, con descuentos de entre el 20 y el 40%.   

Hoy apenas 5 equipos están perforando en la provincia, cuando a principios de año había 37 plataformas activas. Mientras que entre julio y agosto de 2019, hubo 43. Esos datos ponen en relieve que la industria venía en baja desde el congelamiento del precio interno del barril.

Otro indicador de la crisis que atraviesa el sector son las fracturas hidráulicas en la formación Vaca Muerta. El mes pasado se realizaron 196 etapas, cuando en los meses anteriores al aislamiento se hacía el doble. Mientras que antes del congelamiento del crudo se registraban entre 500 y 700 fracturas por mes. 

Hoy Vaca Muerta tiene cinco equipos de perforación activos sobre los 37 que había a principios de año.

En busca de sostener el empleo, la producción, las inversiones y los ingresos de las provincias productoras, el Gobierno Nacional avanzó en tres grandes medidas para les sector como la implementación del barril criollo, la modificación a las retenciones a las exportaciones de petróleo, y la formulación del Plan Gas 4, que se definirá en las próximas semanas. 

Las fuentes de las industria consultadas coinciden en que esa garantía de precios posibilitará reactivar un mínimo de inversiones, pero será complejo sostener los empleos en un contexto de incertidumbre sobre la reactivación de la demanda de hidrocarburos en una economía argentina que ya venía golpeada antes de la pandemia, y que seguirá en una profunda recesión en un contexto de caída global histórico. 

Leave a Response