OIL & GAS

Informe: la consultora más prestigiosa del mundo pone sus fichas en Vaca Muerta

McKinsey & Company destacó que Vaca Muerta “puede proporcionar al mundo un suministro de energía asequible, fiable y segura”, con baja intensidad de carbono. Destacó que la productividad de los pozos supera a los plays de EE.UU.

La prestigiosa consultora estadounidense McKinsey & Company destacó que Vaca Muerta “puede proporcionar al mundo un suministro de energía asequible, fiable y segura”, con baja intensidad de carbono, debido a que la productividad de los pozos ofrecen tasas de productividad comparativamente altas en relación a los plays no convencionales norteamericanos.

En el paper denominado “Vaca Muerta: Una oportunidad para responder a la crisis energética mundial”, McKinsey destaca que después de años de mejoras en la productividad, incluida la importación de mejores prácticas, el punto de equilibrio técnico promedio de los pozos para Vaca Muerta está en línea con los principales campos no convencionales en los Estados Unidos.

Y agrega que el aumento de las exportaciones desde Neuquén podría ayudar a reducir la intensidad de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y aumentar el suministro de petróleo asequible y confiable, porque la intensidad de carbono del crudo de Vaca Muerta está muy por debajo del promedio mundial.

Demanda a 30 años

De acuerdo con la Perspectiva energética global 2022 de McKinsey, los combustibles fósiles aún tienen un papel fundamental que desempeñar en los próximos años, a pesar del aumento de los niveles de electrificación.

Hacia 2035, se espera que la demanda de gas natural aumente entre un 10 y un 20 por ciento en comparación con la actualidad; se espera que represente una parte relevante de la demanda total de energía primaria para 2050. Esto significa que, en todos los escenarios, los combustibles fósiles continuarán llenando los vacíos en la combinación energética a medida que el mundo haga la transición a fuentes de energía alternativas.

En el contexto de mayor volatilidad debido a los recientes eventos geopolíticos y las disrupciones tecnológicas, la extracción de shale oil presenta un elemento de certeza dada la modularidad de sus gastos de capital, así como el menor tiempo de espera entre la perforación y la producción en relación con los proyectos de petróleo convencional. Por estas razones, el petróleo no convencional puede responder con flexibilidad a interrupciones repentinas del suministro y movimientos del precio del petróleo.

“Vaca Muerta representa una oportunidad para aprovechar una fuente de energía adicional que es económica, de fácil acceso y disponible constantemente. Actualmente, el shale oil no se desarrolla a gran escala fuera de los Estados Unidos, y Vaca Muerta ofrece la primera oportunidad disponible para hacerlo”, indica la consultora.

Alta productividad

Argentina tiene los segundos recursos de gas no convencional más abundantes y los cuartos recursos de petróleo no convencional más abundantes del mundo, la mayoría de los cuales se encuentran en Vaca Muerta.

“Los pozos shale típicamente alcanzan su máxima productividad al comienzo de su vida útil y luego declinan rápidamente. Con esto en mente, las características geológicas de Vaca Muerta ofrecen tasas de productividad comparativamente altas, que a menudo se asocian con una mayor recuperación final esperada (EUR)”, explica el informe de la consultora.

La investigación muestra que los pozos de Vaca Muerta de 2021 lograron un pico de 82.000 barriles de petróleo durante los primeros 90 días de producción frente a los 76.000 barriles de Delaware. Además, los pozos de las últimas tres campañas anuales de Vaca Muerta han logrado consistentemente al menos un 23 por ciento más de producción acumulada que los de la formación estadounidense.

En términos económicos, la investigación muestra que el precio de equilibrio técnico de Vaca Muerta para el petróleo es de 36 dólares por barril (bbl) y para los pozos de gas es de 1,60 dólares por millón de unidades térmicas británicas (MMBtu), los cuales están en línea con la mayoría de los campos no convencionales de EE. UU. Que va desde los 34 a US$51 por barril y de US$1,30 a 1,80 por MMBtu.

Los mayores costos de perforación locales se compensan principalmente con una mayor productividad de los pozos, que es el resultado de picos de producción inicial más altos y niveles de producción sostenidos más prolongados.

Además, el crudo de Vaca Muerta se encuentra dentro de la gama más ligera de petróleos y tiene un bajo contenido de azufre (menos del 0,5 por ciento, en comparación con el típico 1,0 a 3,0 por ciento). Esto hace que sea más fácil de refinar y convertir en gasolina y, por lo tanto, requiere tecnologías de refinería menos complejas.

La consultora norteamericana indica que Vaca Muerta podría triplicar su producción en los próximos diez años, y colocar a Argentina entre los 20 principales países exportadores de petróleo.

Competitividad

Las exportaciones de crudo ligero estadounidense a Europa (principalmente Francia, Italia y el Reino Unido) y Asia oriental (China, Corea y Singapur) también han aumentado recientemente. Por lo tanto, es lógico que el petróleo de Vaca Muerta también pueda colocarse en estos mercados, dada su similitud con el crudo liviano estadounidense, indica McKinsey.

Finalmente, los procesos de producción de Vaca Muerta tienen una intensidad de carbono del petróleo de 15,8 kilogramos (kg) de CO₂ por barril de petróleo equivalente BOE, que se encuentra entre las intensidades de carbono más bajas para las operaciones de petróleo y gas en todo el mundo, y muy por debajo del promedio mundial de 23,0 kg CO₂ por BOE.

La consultora norteamericana indica que Vaca Muerta podría duplicar su producción en los próximos cinco años y triplicarla en los próximos diez años (para 2032), colocando potencialmente a Argentina entre los 20 principales países exportadores de petróleo.

Además, nuestro análisis muestra que la producción de gas natural podría aumentar de alrededor de 113 a 153 millones de m3 diarios en los próximos cinco años y 178 millones de m3 diarios en los próximos diez años, equilibrando la dependencia de Argentina de las importaciones.

Inversiones

Desarrollar la actividad de Vaca Muerta probablemente requerirá al menos US$ 45 mil millones en inversiones durante los próximos diez años, lo que también podría ayudar a superar los cuellos de botella de infraestructura.

McKinsey destaca que, a largo plazo, las importaciones de equipos y suministros necesarios para impulsar la actividad petrolera podrían financiarse por completo con los ingresos del aumento de las exportaciones de petróleo y los ahorros de la reducción de las importaciones de gas. “Nuestras estimaciones muestran que dicha financiación también podría generar entradas netas positivas de aproximadamente US$ 50 mil millones en los próximos diez años. Dentro del mismo marco de tiempo, el mayor desarrollo de Vaca Muerta podría ofrecer tanto como US$58 mil millones a US$70 mil millones en ingresos federales y provinciales”, asegura.

Además, este mayor nivel de actividad intensificaría la participación de la industria del petróleo y el gas en toda Argentina, elevando efectivamente la participación de la industria en el PIB del país de su nivel actual de 1,4 por ciento a 8,4 por ciento para 2032 y creando potencialmente hasta 20.000 empleos directos y 260.000 empleos indirectos e inducidos.

“Vaca Muerta representa una oportunidad para aprovechar una fuente de energía adicional que es económica, de fácil acceso y disponible constantemente. Actualmente, el shale oil no se desarrolla a gran escala fuera de los Estados Unidos, y Vaca Muerta ofrece la primera oportunidad disponible para hacerlo”, indica la consultora. 

“A medida que el mundo se aleja cada vez más de las fuentes de energía intensivas en carbono, Vaca Muerta puede ayudar en dos frentes. A corto plazo, puede proporcionar al mundo un suministro de energía asequible, fiable y seguro muy necesario. Y a más largo plazo, puede constituir la base para que Argentina aproveche vías adicionales de descarbonización, como el hidrógeno azul o verde”, finaliza el paper elaborado por Julen Baztarrica Gobantes, Giorgio Bresciani, Christopher Handscomb, Martín Maestu, Hernán Negri y Sol Puente.

Prestigio

McKinsey & Company, Inc. es una consultora estratégica global que se focaliza en resolver problemas concernientes a la administración estratégica. Presta servicios a las mayores empresas de negocios del mundo, gobiernos e instituciones.

Conocida en el mundo de los negocios como “La Firma” (“The Firm”), es globalmente reconocida como la empresa de consultoría más prestigiosa del mundo, y una de las que es más complicado conseguir una oferta de trabajo, dada la alta dificultad de su proceso de selección, entrevistas y pruebas. Tiene sede central en Nueva York y presencia en 50 países, entre ellos Argentina.

El link del informe de McKinsey: https://www.mckinsey.com/industries/oil-and-gas/our-insights/vaca-muerta-an-opportunity-to-respond-to-the-global-energy-crisis 

Comentarios

Leave a Response