Luego de 17 años, YPF comenzó a reactivar paulatinamente la producción de Gas Licuado de Petróleo (GLP) en Neuquén a través de la separación del propano y butano (gases ricos, C3 y C4) en la planta Turboexpander Randall Loma de La Lata.

El ministro de Infraestructura de Neuquén, Rubén Etcheverry, consideró que “esto es un beneficio para la población del interior neuquino que van a recibir el GLP, porque la carga para la distribución se va a realizar en nuestra provincia”.

“Es algo que estábamos esperando, porque ir a buscar el GLP a Bahía Blanca implicaba un costo importante en el transporte para nuestra provincia y ahora se convierte en un ahorro”, agregó. El gobierno provincial estima que ahora podrá ahorrar unos $ 2.000 millones al año al poder retirar el gas desde el corazón de Vaca Muerta.

Etcheverry indicó que “mientras que nosotros producimos la mayor parte de gas del país, teníamos que ir a buscar al polo petroquímico de Bahía Blanca el GLP, porque allí se procesaba y luego regresaba a nuestros usuarios del interior neuquino” y agregó que “para este año ya tenemos previstas unas 40 mil toneladas de GLP para distribuir en las 16 localidades del interior, donde el mayor porcentaje se da de mayo a septiembre”.

Descarga del nuevo motocompresor de la Planta Turbo Expander YPF Loma la Lata.

Hidenesa debía comprar GLP en Bahía Blanca

Hasta el año pasado, por cuestiones técnicas, durante el invierno, el 85% del gas que necesitan localidades del interior neuquino que no están conectadas a los sistemas de transporte viajaba más de 500 kilómetros por gasoducto hasta Bahía Blanca para regresar por vía terrestre tras un recorrido de 1.200 kilómetros.

Se trata del GLP (gas licuado de petróleo), un subproducto del gas denominado propano comercial, que necesita la empresa del estado provincial Hidenesa para suministrar gas al interior neuquino.

Pese al boom del gas de Vaca Muerta, por la declinación natural que vienen registrando en los últimos años los yacimientos convencionales, los puntos de suministro de GLP en la provincia comenzaron a mermar su producción, lo que ha generado la necesidad de acudir a Bahía Blanca, el principal nodo de fraccionamiento del gas de Neuquén y de las cuencas del sur del país, donde compañías como TGS y MEGA recuperan los componentes más ricos del gas natural, los líquidos (etano, propano, butano y gasolina natural).

Ahora, con la decisión de YPF de reactivar de forma Paulatina la planta Turboexpander de Loma La Lata, que se proveerá de gas asociado de los pozos petroleros del corazón de Vaca Muerta, la provincia contará con un punto cercano de abastecimiento de GLP.

“Después de 17 años fuera de servicio, y un enorme esfuerzo, la planta TurboExpander Randall vuelve a producir GLP con gas asociado al desarrollo de petróleo de Vaca Muerta. El GLP producido en esta instalación servirá para suministro de gas en la provincia de Neuquén durante el invierno y podrá exportarse generando nuevos ingresos al país”, señaló el gerente ejecutivo de Midstream gas de YPF, Pedro Locreille, en su cuenta de Linkedin.

Comentarios

Leave a Response