ENERGÍAPOLÍTICA

Neuquén y Río Negro se enfrentan a Nación por las represas

Los gobiernos de Alberto Weretilneck y Rolando Figueroa enviaron cartas documento en defensa de los recursos naturales.

En una acción conjunta, los gobernadores de Río Negro, Alberto Weretilneck, y de Neuquén, Rolando Figueroa, notificaron al Estado Nacional respecto de la gestión de concesiones hidroeléctricas en la región cuyas concesiones volvieron a ser prorrogadas. Reclamaron participación en la toma de decisión del futuro de los contratos y el control de las represas del Comahue.

Según se informó oficialmente, los gobernadores actuaron defensa de los recursos naturales de las provincias y buscando establecer un claro precedente.

El mandatario rionegrino envió una carta documento dirigida al Ministerio del Interior, sustentada en los artículos 1°, 5°, 121 y 124 de la Constitución Nacional, que establecen el dominio originario de las provincias sobre sus recursos naturales, así como en los artículos 70, 71 y 81 de la Constitución de la Provincia de Río Negro, que refuerzan la propiedad originaria de los recursos naturales en su territorio, dejando en claro la potestad de la provincia para controlar y regular el uso de estos recursos.

Por su parte, el gobierno de Figueroa envió carta documento al secretario de Energía de la Nación, Eduardo Rodríguez Chirillo, en la que indica que ante la falta de respuestas y de evasivas por parte del Estado Nacional, la provincia se ve forzada a intimar y exigir que se abstenga de tomar cualquier tipo de decisión o medida respecto de las represas, sin antes dar participación a la provincia.

Prórrogas

La Secretaría de Energía de la Nación volvió a prorrogar por 60 días los contratos de concesión de las centrales hidroeléctricas Alicurá, El Chocón-Arroyito, Cerros Colorados y Piedra del Águila y la continuidad de Energía Argentina (Enarsa) como veedor.

La medida se dispuso a través de la resolución 2/2024, publicada el pasado 17 de enero en el Boletín Oficial.

En el caso de las centrales de Alicurá, El Chocón Arroyito y Cerros Colorados, se trata de la segunda prórroga para las concesiones luego de los 60 días establecidos en la resolución 574/2023 del 10 de julio último, y los 100 días establecidos el pasado 9 de octubre con la resolución 815/2023.

Estas concesiones, tras una duración de treinta años, vencieron el 30 de agosto y la nueva extensión se contará desde el 19 de enero.

La resolución, por otro lado, establece una primera prórroga de la central de Piedra del Águila, cuyo contrato venció el 29 de diciembre. En este caso la prórroga de 60 días se contará desde el 28 de febrero.

Mediante el decreto 287 del 22 de febrero de 1993, se dispuso, a los fines de la reorganización y privatización de Hidroeléctrica Norpatagónica (Hidronor), la constitución de una serie de sociedades, entre las que estaban Alicurá, El Chocón y Cerros Colorados, para los complejos hidroeléctricos homónimos.

Las concesionarias a las que se les vencieron los contratos son AES (Alicurá), ENEL Generación (El Chocón Arroyito), Central Puerto (Piedra del Águila) y Aconcagua Energía (Cerros Colorados).

ENEL, firma que maneja la distribuidora Edesur, entre otros activos, había puesto a la venta la central de El Chocón, previo a la finalización del contrato de concesión, como parte de su proceso de salida de la Argentina.

Si bien los contratos de concesión fijan que, una vez cumplido el plazo, las centrales pasan automáticamente al Estado, se estipula la posibilidad de prorrogarla por un plazo máximo de un año, por lo que pueden ser extendidas hasta agosto (Alicurá, El Chocón y Cerros Colorados) o diciembre (Piedra del Águila).

La Secretaría de Energía, en base a la información presentada por Enarsa y el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), ordenó el año pasado la prórroga de las mismas “a fin de preservar la seguridad de las personas y los bienes ubicados en la Cuenca”.

De esta forma, las concesionarias “deberán continuar a cargo del Complejo Hidroeléctrico correspondiente y cumplir con todas sus obligaciones derivadas del contrato” durante el periodo prolongado.

Esto permitirá, señalan los considerandos, “un traspaso ordenado tanto de los bienes, como de la operación y mantenimiento de las centrales”.

Se desconoce aún si este año las centrales pasarán al Estado o se llamará a una nueva licitación.

“Los contratos literalmente vencieron. (Las concesiones) revertirán al Estado nacional y luego se decidirá si las toma Enarsa o se relicitan”, manifestó la semana pasada el secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo al exponer en el Congreso por la Ley “Bases”.

Comentarios

Leave a Response