OIL & GAS

Pampa Energía certificó reservas de Vaca Muerta por primera vez

Lo hizo tras completar pozos shale en los bloques El Mangrullo y Rincón de Aranda.

En 2019, la producción promedio de Pampa alcanzó los 48,2 miles de barriles de crudo equivalentes por día.

En 2019, la petrolera Pampa Energía certificó por primera vez en su historia reservas de naturaleza shale, tras su campaña exploratoria sobre la formación Vaca Muerta en los bloques El Mangrullo y Rincón de la Aranda. 

Según consta en la presentación de resultados del ultimo cuatrimestre del año pasado, la compañía registró un crecimiento del 4% de sus reservas, en comparación con el mismo periodo de 2018, las cuales ascendieron a 135 millones de barriles equivalentes de petróleo.

Teniendo en cuenta los niveles de producción y las adiciones del 2019, el índice de reposición de reservas ascendió a 1,3 y la vida promedio se mantuvo en 8 años aproximadamente.

Creció la producción de gas

En términos operativos, en el 4T de 2019 la producción de gas de Pampa alcanzó los 7,3 millones de m3/día, 15% más que en el mismo lapso de 2018, principalmente debido al crecimiento en El Mangrullo, área en la cual, en concordancia con su productividad y potencial, se incrementó la infraestructura de evacuación. En diciembre el yacimiento produjo 4,3 millones de m3/día. 

El 10% la producción de gas de Pampa ya proviene de la Formación Vaca Muerta, producto de los dos pozos horizontales completados en El Mangrullo en agosto. 

“El aumento de producción fue parcialmente compensado por una caída en otras áreas gasíferas como consecuencia de la poca visibilidad en los precios de venta, los cuales están siendo repercutidos por el exceso de oferta doméstica por la irrupción del shale gas, principalmente sostenido por proyectos aprobados bajo el Plan Gas No Convencional, sumado a la caída de la demanda doméstica por factores estacionales y económicos”, señaló la compañía en la presentación de resultados. 

El 10% la producción de gas de Pampa ya proviene de la Formación Vaca Muerta, producto de los dos pozos horizontales completados en El Mangrullo en agosto.

Estos factores repercutieron en el área Rincón del Mangrullo, que disminuyó su producción por menor tasa de perforación y declino natural, y a una baja en Río Neuquén y Aguaragüe.

Por otro lado, Pampa registró una disminución del 8% en la producción de petróleo. La caída fue parcialmente compensada por la contribución de producción shale oil en Rincón de Aranda, producto de un pozo conectado hacia fin de año.

Caída de precios

Al igual que del resto de la industria petrolera, la compañía sufrió una fuerte baja de los ingresos por la venta de hidrocarburos. En el cuatro trimestre de 2019, obtuvo un precio promedio de venta de gas de 2,6 dólares el millón de BTU, 25% menor a los 3,4 dólares del 4T18. La caída está relacionada con las reducciones impuestas por CAMMESA en el precio de referencia y compra en condición interrumpible para usinas.

El 74% de las entregas de gas de Pampa se destinaron a abastecer el despacho de sus usinas térmicas y como insumo para sus plantas de petroquímica, el 10% a exportar a Chile, y el remanente fue destinado mayoritariamente al spot/industrial. Además, el exceso de oferta doméstica durante el período estival y los cuellos de botella en la infraestructura de transporte influyeron en la baja de los precios. 

Mientras que el precio promedio de venta de petróleo fue de 50,3 dólares el barril, 17% menor a los 60,3 dólares de al año anterior, debido al congelamiento dispuesto por el gobierno de Mauricio Macri tras la brusca devaluación de agosto. 

En 2019, el nivel de producción promedio total de la empresa en Argentina alcanzó 48,2 miles de barriles de crudo equivalente por día, con participación en 12 bloques.

Leave a Response