ENTREVISTAS

«Para muchas empresas, Río Negro es la puerta de entrada a Vaca Muerta»

El secretario de Energía, Sebastián Caldiero, señala que su provincia aprovechará el costo del aprendizaje que está pagando Neuquén. Apuntan a reactivar yacimientos maduros y al tight gas.

Neuquén acapara los flashes de Vaca Muerta, con multimillonarias inversiones que se se anuncian esperan para los próximos años y un impacto regional que trasciende la geografía provincial. En tanto, la vecina Río Negro no desespera y aguarda con paciencia que llegue su hora. 

El secretario de Energía, Sebastián Caldiero, indica que mientras los vecinos pagan los costos del aprendizaje, las empresas pequeñas ven a Río Negro como la oportunidad de reactivar yacimientos maduros que ya no están en los planes de las grandes operadoras, y asegura que intentan dar un rol más importante a su petrolera Edhipsa, siguiendo el modelo de la neuquina GyP.

¿Cómo se desarrolla la actividad hidrocarburífera en Río Negro? 

Tenemos una actividad petrolera tradicional, y lo que hemos transitado el último tiempo es una ampliación del mapa hidrocarburífero provincial, expandiéndonos de la zona tradicional del noroeste de la provincia, de Catriel, hacia al Alto Valle y hacia el este de la Cuenca Neuquina, que ha tenido un importante desarrollo sobre todo con el tight gas del yacimiento Estación Fernández Oro que opera YPF. Este yacimientos es el principal productor como casi el 60% de la producción provincial, y donde tenemos focalizado el principal desarrollo en lo que es de materia no convencional.

Y por otro lado hemos trabajado fuertemente en el último tiempo en la reactivación de yacimientos maduros tanto en la zona de Catriel como la zona norte de General Roca y Cervantes, que es un área que era operada por Chevron, que el año pasado se retiró de la provincia y hemos concesionado y felicitado todas las áreas y hoy todas las áreas de explotación de la provincia están con contrato vigente con compromisos a cumplir, así que estamos registrando un buen desarrollo de la actividad, un buen presente y con mejores perspectivas en toda la cuenca.

«Hemos trabajado fuertemente en el último tiempo en la reactivación de yacimientos maduros tanto en la zona de Catriel como la zona norte de General Roca y Cervantes».

¿Cómo resultó la última adjudicación de áreas?

Recientemente realizamos una licitación de 6 bloques de concesiones de explotación, que en su momento en el proceso de prórroga de las concesiones y de renegociación en la provincia no habíamos logrado un acuerdo satisfactorio, entonces optamos por dejar vencer los contratos y relicitarlos. Ya hemos adjudicado dos áreas a la empresa President Petroleum en el norte de General Roca y cuatro bloques a Aconcagua Energía en la zona de Catriel, que habían sido explotados por Medanito, Pluspetrol y Central Resources. 

Esas concesiones tienen un compromiso de inversión del orden de los 70 millones de dólares para los próximos cinco años, que para ese tipo de yacimientos son montos importantes y que aparte de mejorar la recaudación por regalías recibiremos un bono de los 17 millones de dólares para la provincia.

«La salida de empresas grandes marca la tendencia de que estos yacimientos maduros, de escasa producción al lado de los grandes proyectos de Vaca Muerta, empiezan a pasar a empresas pequeñas con un management más corto».

¿Qué expectativas tienen para el corto plazo?

Estamos satisfechos con el trabajo que venimos haciendo. Hemos atravesado, sobre todo el año pasado, los vaivenes de la industria con la caída de los precios internacionales del crudo, pero este año con el precio del barril que se fue recuperando y con el incentivo a la producción de gas, se abren nuevas perspectivas. 

Logramos ingresar con Estación Fernández Oro en el nuevo Plan Gas de Nación, que fue ideado en principio para Vaca Muerta, pero por las condiciones geológicas se introdujo a ese yacimiento en el programa, lo cual nos permite haber cerrado un plan de inversiones con YPF de casi 600 millones de dólares para los próximos cuatro años, que traerá ingresos extras para la Provincia porque el nuevo precio del gas de 7,50 dólares paga regalías. Encabezadas por este gran proyecto, las perspectivas son muy buenas, junto con la reactivación de los yacimientos maduros que renegociamos. 

La salida de empresas grandes como Chevron, Petrobras y un proceso de cesión de áreas de YPF a Petróleos Sudamericanos, que estamos cerrando, marca la tendencia de que estos yacimientos maduros, de escasa producción al lado de los grandes proyectos de Vaca Muerta, empiezan a pasar a empresas pequeñas con un management más corto.

¿cómo participaba firma provincial Edhipsa en los contratos?

La empresa provincial Edhipsa, que sería símil a GyP en cuanto a la estructura, es una empresa que si bien ha sido creada 22 años, nunca había tenido un desarrollo, históricamente sólo había tenido una asociación. Nos hemos propuesto este año recuperar el objeto para el que fue creada, por eso en estas nuevas seis concesiones que adjudicamos hemos puesto como requisito la asociación con la empresa provincial, en una participación del 10 por ciento, que es un modelo que replicamos de un acuerdo que hicimos el año pasado con la firma President Petroleum para el área Estancia Vieja, en Roca, que nos ha dado muy buenos resultados.

«Las socias de Edhipsa entienden que tener de socio al Estado, en la medida que colabore con las inversiones también tiene sus beneficios estratégicos en las relaciones con la comunidad, con los gremios, con los superficiarios».

Lógicamente, esta decisión tiene una doble finalidad que es buscar un mecanismo adicional para para tomar más renta de la explotación de los recursos naturales, más allá de las regalías del 15%, y además ir paulatinamente capitalizando nuestra empresa para eventualmente pensar en proyectos propios o mayores asociaciones. 

Y por otro lado, pensamos a la empresa como un mecanismo de fiscalización y control sobre las operadoras. Nosotros tenemos claro que nuestra principal función en la industria es controlar la explotación racional de nuestros recursos y la asociación con las operadoras es una forma mas de controlarlos desde del lado de adentro. Las empresas asociadas lo han tomado de buen modo, porque también entienden que tener de socio al Estado, en la medida que colabore con las inversiones también tiene sus beneficios estratégicos en las relaciones con la comunidad, con los gremios, con los superficiarios. Hemos hecho una buena sinergia que está dando sus resultados.

¿Cómo participa Edhipsa de las inversiones ?

La inversiones las realiza la operadora, mientras que la parte que corresponde a nuestra empresa se recuperan con la producción, con un 50% de retención que nos garantiza dentro de la empresa un flujo positivo. Por eso, hemos partido de una asociación inicial del 10% para no resultar una carga para la empresa privada que haga inviable las inversiones. Ese porcentaje es razonable y permite financiar a la empresa provincial sin entorpecer ningún proyecto.

¿Puede Río Negro convertirse en el futuro en una provincia petrolera?

Nosotros nos nos trazamos eso como objetivo, claramente es nuestra función desde la Secretaría de Energía hacer valer nuestros recursos naturales y hoy lógicamente estamos teniendo una participación mayor en los ingresos provinciales por regalías con el apoyo dado por la mayor producción y principalmente, en este último tiempo, con la devaluación. Además, junto con los impuestos que pagan las empresas de la actividad, hacen que los ingresos hidrocarburíferos sean cada vez más importantes para la recaudación provincial.

No digo que seamos una provincia petrolera pero sí tenemos una actividad productiva más en el concierto de economía provincial, donde la fruticultura es nuestra principal actividad, junto con del turismo, la ganadería, la pesca. Pretendemos que los hidrocarburos sean una opción más y aprovechar estos enviones de la actividad que se generan no sólo por los precios internacionales, son por ser vecinos al principal yacimiento del país que es Vaca Muerta.

«Hoy Neuquén está pagando el costo de aprendizaje y en el futuro provincias como la nuestra o Mendoza vamos a partir de un estadío de desarrollo más alto. Aspiramos a aprovecharlo».

¿Cual es el rol que jugará Río Negro en el desarrollo de Vaca Muerta?

Dejando de lado el impacto urbano y demográfico que necesariamente hoy también llega a Río Negro, lo vemos como algo positivo y alentador porque todo desarrollo tecnológico y de conocimiento que se va dando en Vaca Muerta, en mayor o menor medida, se va replicando en nuestros yacimientos. 

La llegada de nuevas operadoras y empresas de servicios especiales que se van perfeccionando, bajando costos, teniéndolas río de por medio, nos va a repercutir favorablemente. Hay una cantidad de servicios que antes no teníamos o eran más caros de contratar porque no había competencia, y hoy lo estamos aprovechando, y se abre la posibilidad de desarrollar en nuestra provincia las técnicas no convencionales. Obviamente hoy Neuquén está pagando el costo de aprendizaje y en el futuro provincias como la nuestra o Mendoza vamos a partir de un estadío de desarrollo más alto. Aspiramos a aprovecharlo. 

Además, todo este gran movimiento que genera que empresas grandes quieran entrar a Vaca Muerta, hace que otras compañías vean a Río Negro como una puerta de entrada a Vaca Muerta.

¿Cuáles son sus objetivos para 2019?

Principalmente consolidar todo esto que hemos trazado. Podemos prever el año porque ya tenemos absolutamente todos las áreas renegociadas, con contratos suscritos con plazos suficientes, del orden de los 8 a 10 años mínimo, y sobre todo todas las áreas con compromisos de inversión tangibles. Eso nos permite prever el año con mayor tranquilidad. 

Aspiramos ahora hacer foco en el desarrollo no sólo de la empresa provincial, sino también en la ampliación de nuestro mapa petrolero con una serie de proyectos exploratorios que tenemos en marcha, los principales en cabeza de YPF en Chelforó y Cerro Manrique y que esperamos que el año que viene se realicen los primeros pozos en esos bloques, lo que permite darle continuidad a las formaciones productivas de Río Negro, principalmente en materia de gas. 

Nuestro propósito principal es que estos proyectos exploratorios, que incluso se extienden a la margen sur de Río Negro, nos permitan tener resultados positivos y posibiliten un un desarrollo masivo de esta yacimientos. 

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente.

Leave a Response