OIL & GAS

Radiografía del auge de la producción petrolera de Vaca Muerta

En 2024 sigue creciendo la producción de shale oil. El detalle del desempeño de la actividad. Cuáles son las principales áreas productoras.

Vista ya puso en operación el primer perforador eléctrico de Vaca Muerta.

En los últimos años, la industria de hidrocarburos en la Argentina ha experimentado una expansión notable, marcada por un aumento progresivo en los volúmenes exportados. Este fenómeno ha sido impulsado principalmente por la producción no convencional en Vaca Muerta, que ha desempeñado un papel determinante en este proceso.

Durante los primeros tres meses del año 2024, se ha observado un crecimiento significativo en la producción de petróleo, explicado en su totalidad por la expansión del shale oil. Este sector ha registrado un incremento del 21%, lo que ha permitido compensar el declive del 4% en la producción convencional. Como resultado, la producción total de petróleo ha aumentado en un 7%, alcanzando un nuevo pico en el mes de marzo con 689 mil barriles por día, según indica un informe de la consultora Economía & Energía.

En cuanto a la producción de gas natural, aunque se ha mantenido en niveles similares al año anterior, el shale gas ha experimentado un notable crecimiento del 15.9%, mientras que el gas tight y convencional han mostrado disminuciones del 4.1% y 10.7% respectivamente.

Vaca Muerta aporta el 51% del petróleo del país

El shale oil ha alcanzado una participación del 51% en la producción total de petróleo, superando el 46% del año anterior. Este aumento se refleja en el establecimiento de un nuevo récord de producción en marzo, con 360.4 mil barriles por día.

Vaca Muerta ha sido un protagonista destacado en este panorama, contribuyendo en gran medida al aumento de la producción. El 91% de la producción de petróleo en esta área proviene de la explotación de la ventana de black oil, mientras que el 95% del shale oil se obtiene de la explotación de pozos petrolíferos, indica Economía & Energía.

Fuente: Economía & Energía, en base a datos de Secretaría de Energía de la Nación.

A pesar de estos avances, se ha observado una tendencia decreciente en la tasa de crecimiento interanual de la producción de petróleo no convencional, especialmente en la cuenca Neuquina donde se registró un declive del 7% en la producción convencional durante los primeros tres meses del año.

El aumento en la producción de shale oil ha estado acompañado de un incremento en la producción de gas asociado, que ha pasado a representar el 14% del shale gas en el primer trimestre del año actual, en comparación con el 8% en el mismo período de 2019.

Fuente: Economía & Energía, en base a datos de Secretaría de Energía de la Nación.

A pesar de estos desarrollos positivos, el volumen de gas asociado no ha logrado impactar significativamente en el abaratamiento del gas natural en el mercado local, lo que sigue dependiendo del costo de desarrollo en las ventanas de Dry y Wet gas. Sin embargo, se espera que este aumento en la producción permita disminuir los precios en períodos de baja demanda.

Crece la perforación

El aumento en la actividad de perforación ha sido notable, con 30 nuevos pozos de shale oil registrados en el mes de marzo, marcando un nivel récord de actividad en la historia de la formación. Esta recuperación en el nivel de actividad ha contribuido al establecimiento de nuevos récords de producción.

Luego de la caída en el nivel de actividad durante enero, en febrero y marzo se registró un importante incremento en la cantidad de pozos enganchados.

Fuente: Economía & Energía, en base a datos de Secretaría de Energía de la Nación.

En los primeros tres meses del año el nivel de conexión de pozos de shale oil se ubicó un 31% por encima de lo verificado en idéntico período del año pasado. La recuperación en el nivel de actividad en los últimos meses posibilitó alcanzar un nuevo récord de producción de shale oil en el mes de marzo.

La producción acumulada durante los 12 primeros meses de operación de los pozos enganchados en 2022 se encuentra por encima de los pozos conectados en 2021. Por su parte, los pozos que comenzaron a producir durante el primer trimestre de 2023 vuelven a mostrar un crecimiento en su producción acumulada a los 12 meses de operación.

Fuente: Economía & Energía, en base a datos de Secretaría de Energía de la Nación.

Las áreas de Vaca Muerta que más crecen

Los mayores crecimientos de la producción en términos absolutos se registraron en las áreas Bandurria Sur (YPF) con +18,4%, Loma Campana (YPF +7,7 miles de barriles diarios – bbld), Coirón Amargo Sur Oeste (Shell +7,3 bbld), Bajada del Palo (Vista +6,8 bbld) y La Amarga Chica (YPF +6,2 bbld).

Por su parte, en términos porcentuales, los mayores incrementos se observaron en Coirón Amargo Sur Oeste (+162%), Mata Mora Norte (Phoenix +68%) y Bandurria Sur (+62%).

Fuente: Economía & Energía, en base a datos de Secretaría de Energía de la Nación.

Bajo del Choique – La Invernada (Exxon) y La Calera (Pluspetrol) son las 2 únicas áreas que verificaron una caída en su producción.

En resumen, la producción de hidrocarburos en el país continúa en una senda expansiva, impulsada principalmente por el crecimiento del shale oil. Este fenómeno ha generado importantes beneficios económicos y ha posicionado a la industria petrolera como un motor clave para el desarrollo nacional. Sin embargo, se requiere un enfoque sostenido en la innovación y la eficiencia para mantener esta tendencia positiva en el futuro.

Fuente: Economía & Energía, en base a datos de Secretaría de Energía de la Nación.
Comentarios

Leave a Response