OIL & GAS

Rincón de los Sauces se consolida como bastión político del gremio petrolero

Norma Sepúlveda (MPN) fue electa candidata por amplio margen. Pereyra y Rucci ratificaron así su fortaleza territorial.

En la jornada electoral del domingo se ratificó a Rincón de los Sauces como bastión de poder político del sindicato de los Petroleros Privados, a través de la victoria de la candidata del MPN Norma Sepúlveda, quien se impuso con el 53.76% de los votos, seguida por el peronista Juan Maldonado, con el 24.57%.

Sepúlveda es la primera mujer en llegar a la intendencia de la localidad, tras dos mandatos de Marcelo Rucci, cuya hija – Daniela Rucci- será la próxima presidente del Concejo Deliberante. 

De esta forma, el secretario general de Petroleros Privados, Guillermo Pereyra, consolida a Rincón de los Sauces como su centro territorial de poder político a través de Rucci, quien se desempeña como secretario gremial del gremio. 

La ciudad petrolera es el bastión donde Pereyra construyó su caudal electoral propio, para trasladar su influencia gremial al terreno político partidario, que se potenció con su llegada al Senado de la Nación en 2013, tras vencer en la interna del MPN a los candidatos del entonces gobernador Jorge Sapag. 

Remontar el resultado de las PASO

El líder petrolero busca este año renovar su banca luego de haber quedado en tercer lugar en las PASO, detrás de los candidatos del Frente de Todos, Oscar Parrilli, y de Cambiemos, el intendente Horacio Quiroga.

De cara a las elecciones de octubre, Pereyra aspira a retener los votos que logró en la interna del MPN su contrincante Hugo Rauque, y corregir las fallas en el corte de boleta que impulsó, y que produjo una importante cantidad de votos nulos. Las mayores expectativas para acortar la brecha con Quiroga pasarán, por un lado, por aceitar ese mecanismo para aliviar el lastre de la boleta corta; y por otro, en el efecto negativo que pueda causar en la competencia local la mala imagen de Cambiemos a nivel nacional por el derrumbe de la economía. 

Mientras que se espera que Rucci, tras su salida del ejercicio del poder formal el próximo 10 de diciembre, busque dedicarse de lleno a fortalecer sus aspiraciones en el sindicato, que tendrá elecciones el próximo año. En los últimos tiempos, su ambición de conducir el gremio ha sido contenida por la continuidad del propio Pereyra. 

Leave a Response