ENERGÍA

Río Negro decretó un salvataje de 4,5 millones de pesos para la AIC

El organismo está desfinanciado por el congelamiento del canon que pagan las hidroeléctricas. Hay reclamos a la Secretaría de Energía de la Nación.

El Gobierno de Río Negro realizará un aporte de $4.591.038 a la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) para garantizar su normal funcionamiento, ante la decisión de la Secretaría de Energía de la Nación y de los concesionarios de las represas hidroeléctricas de congelar los cánones destinados al organismo.

El acompañamiento económico fue autorizado mediante un decreto del gobernador Alberto Weretilneck.

“Este aporte es el resultado del compromiso del Gobierno Provincial con la gestión institucional que realiza la AIC, no sólo en su función de autoridad de control del manejo del agua a través del control de los embalses concesionados al sector privado, sino también por su valioso aporte a las distintas instituciones públicas y privadas de la cuenca del río Negro, vinculadas al sector productivo”, indicó el gobierno rionegrino a través de un comunicado.

“El principal fundamento de esta decisión es que la Provincia no puede permitir que dicho organismo deje de funcionar normalmente como consecuencia de la decisión de la Secretaría de Energía de Nación y concesionarios, que han dejado de aportar a través del canon establecido en los contratos de concesión. Estos importes fueron comprometidos al momento de autorizarse los contratos de concesión”, indicaron.

La decisión de disminuir los ingresos a la AIC por el congelamiento del canon, al igual que las regalías a las provincias, generaron una crítica situación financiera del organismo, que observado por el propio Órgano de Control de la AIC y la SIGEN, recomendaron a las jurisdicciones miembros de la AIC que realicen los aportes necesarios para restablecer el equilibrio financiero, ante la inviabilidad de su funcionamiento.

El representante en la AIC por Neuquén, Elías Sapag, explicó en declaraciones radiales que el desfinanciamiento se arrastra desde 2013 porque las hidroeléctricas deben aportar el 1,5% de lo recaudado por la generación de energía, cuyo precio se ha mantenido congelado. 

El desfase entre el aporte por el canon y las necesidades presupuestarias de la AIC era cubierto por CAMMESA, acuerdo que se dejó de cumplir en 2017. 

Sapag indicó que el gobierno de Neuquén también se comprometió a incrementar su aporte.

Los fondos también son necesarios para la ejecución de obras de defensas de costas y control de erosión e inundaciones. 

La AIC es la encargada de la fiscalización de los concesionarios por el manejo de los embalses y del control ambiental, tiene participación en la seguridad de las presas, y maneja la información hidrometeorológica de las cuencas para la prevención de contingencias, planes de alertas y demás servicios a la comunidad relacionado con el recurso hídrico y contingencias climáticas.

El Artículo 20° del Estatuto del organismo establece que los gastos de funcionamiento serán aportados por el Estado Nacional en un 50% y el resto en partes iguales por las provincias de Río Negro, Neuquén y Buenos Aires.

Leave a Response