OIL & GAS

Según TGS, «es fundamental mantener condiciones de largo plazo» para exportar

Javier Gremes Cordero, CEO de la compañía que inició un estudio para montar un proyecto de licuefacción en Bahía Blanca, indicó que hay que bajar los costos para acceder a mercados globales a precios competitivos.

Mediante la firma de un memorando de entendimiento con la empresa estadounidense Excelerate Energy LP, Transportadora Gas del Sur (TGS) pica en punta en el futuro mercado de la exportación de gas natural licuado que se abrirá por el desarrollo de Vaca Muerta.

Ambas compañías realizarán una evaluación que determinará la viabilidad  técnica y económica para montar un proyecto de licuefacción en la ciudad bonaerense de Bahía Blanca. Hacia fines de año, compartirán los resultados del trabajo con funcionarios gubernamentales y de la industria.

El CEO de TGS, Javier Gremes Cordero, indicó que en una primera etapa se piensa en aprovechar el excedente de producción que se va a producir durante los meses de verano. “Es un proyecto de transición frente a otros que vendrán en el futuro, cuando haya otro volumen de producción con el desarrollo completo de Vaca Muerta”.

De esta manera, “TGS se puede convertir en una compañía que brinde un servicio integral al productor, en este caso facilitarle la salida de gas a mercados internacionales con un proyecto de licuefacción en Bahía Blanca”, indicó el directivo.

Las empresas prevén tener listo el estudio en diciembre, y de ser viable, en 18 meses estarían en condiciones de iniciar la primera exportación de GNL.

Gremes Cordero explicó que la idea es aprovechar la infraestructura disponible. “TGS tiene en Bahía Blanca una planta de procesamiento donde extrae líquidos del gas como propano, butano y GLP, que parte se exporta y otra se vende en el mercado interno, etano que va al polo petroquímico, y gasolina natural. A partir de que extraemos todos estos líquidos, el gas queda en condición de ser licuado. Aprovecharíamos nuestra planta de General Cerri y nuestra facilidad de Puerto Galván que está cerca de las postas de carga de barcos donde exportamos propano y butano”.

Mientras que Excelerate es la compañía que opera las dos terminales regasificadoras de gas que tiene la Argentina en Bahía Blanca y Escobar, destinadas a la importación.

Según Gremes Cordero, para que la Argentina pueda ser un jugador de peso en el mercado global el GNL “es fundamental mantener las condiciones de largo plazo, porque son inversiones que necesitan previsibilidad, que tienen más de 10 años de repago”.

“Para poder acceder al mercado internacional necesitamos ir con precios con los que podamos competir. Primero debemos pensar en la región por los costos de los fletes, pero luego podríamos ir más allá”, señaló. Y consideró que “la industria tiene que trabajar mucho en tema costos para poder llegar con un precio competitivo de exportación y acceder a nuevos mercados”.

“A partir de esto ya hay que empezar a pensar en la ampliación de los gasoductos troncales, porque los sistemas de transporte regulados van a quedar regulados”, aseguró Gremes Cordero.

Mientras tanto, TGS avanza en la obra de los gasoductos que recolectarán gran parte de la producción de Vaca Muerta. A fines de septiembre comenzará a instalar los caños y a construir la planta en Tratayén. 

Leave a Response