OIL & GAS

Tras los aumentos de la nafta, YPF crece y el resto cae fuerte

La petrolera nacional sumó un 5 por ciento más del mercado de los combustibles, luego de las subas de precios.

El brusco incremento de los precios de las naftas y el gasoil que se desató tras la asunción de Javier Milei como presidente de la Nación, produjo profundos cambios en el mercado de los combustibles. La gran beneficiada fue YPF, la líder del sector, que absorbió una mayor cuota de la demanda, en detrimento de las otras grandes refinadoras.

Según datos de la consultora Economía & Energía, en diciembre de 2023 YPF registró una suba interanual de la venta de nafta del 9,1%. Mientras que el resto de las compañías tuvieron importantes caídas: Raizen (que comercializa la marca Shell) cayó 7,9%, Axion 11,2%, Puma 9,6% y el resto de las jugadoras más chicas un 24,6%.

Un dato llamativo es que pese a los fuertes incrementos, la demanda de nafta se mantuvo constante. En diciembre pasado estuvo en un nivel similar con respecto de diciembre del 2022 y creció un 2% contra el mes previo.

Fuente: Economía & Energía.

El impacto de los precios se notó en la caída del consumo de naftas premium (más caras), de un 7,1%, que se tradujo en un incremento de la venta de súper.

Mientras que en el segmento del gasoil, las ventas de YPF crecieron un 1,6% contra diciembre del 2022, las de Shell cayeron un 10,3%, las de Axion un 19,3%, las de Puma un 20,4% y el resto un 9,6%.

En total, la demanda total mostró una contracción del 5,7%, un síntoma de la caída de la actividad económica en el país.

Fuente: Economía & Energía.

Market share

El informe de Economía & Energía indica que en diciembre YPF ganó casi cinco puntos porcentuales en el market share de combustibles: Pasó de concentrar el 55,3% del total de las ventas en diciembre del 2022 al 59,9%.

Mientras que Shell perdió 1,1 puntos (17,5%), Axion 1,9 puntos (13,1%) y Puma 0,9 puntos (5,3%).

En la petrolera nacional destacan que la demanda se mantuvo en enero, mes de mucha movilidad por el turismo, aunque esperan que también la depresión del consumo les impactará en los próximos meses.

Ante el escenario inflacionario, y la fuerte suba que acumulan los combustibles desde diciembre, el el gobierno quieren que las petroleras desaceleren los aumentes y retrasen el sendero de actualización del barril pe petróleo hacia el export parity.

Comentarios

Leave a Response