OIL & GAS

Vaca Muerta en modo factoría: el promedio de fracturas creció 490%

En 2016 se realizaron 143 etapas de estimulación por mes. Este año se registran 844, según datos de NCS Multistage.

Las etapas de fractura hidráulica comienzan a ser el indicador más relevante de la industria petrolera a la hora de cuantificar el nivel de actividad de las operadoras en Vaca Muerta. 

Según datos de la empresa NCS Multistage, que releva los datos de la cuenca, el promedio mensual de etapas de estimulación en la formación shale neuquina registró un incremento del 490 por ciento al pasar de 143 en 2016 a 844,5 este año.  

La relevancia que ha cobrado ese termómetro para medir la actividad de la industria petrolera es tal que el Gobierno Nacional encaró un proyecto piloto mediante el relevamiento de información a las empresas a través del Capítulo IV, la normativa que obliga a las operadoras a brindar información de producción de sus pozos y concesiones.

El promedio mensual de etapas de estimulación en Vaca Muerta pasó de 143 en 2016 a 844,5 este año.

“Desde 2016 la cantidad de etapas de fractura viene creciendo. A principios de 2017 se firma la adenda del convenio colectivo de trabajo y en mayo de 2017 se firma la Resolución 46 con un precio diferencial para el gas no convencional, y desde ese punto empieza a haber un crecimiento pronunciado hasta fines de 2018, cuando hubo un pico máximo”, explicó el country manager de NCS Multistage, Luciano Fucello.

Pese a la incertidumbre que se generó este año tras el recorte que dispuso el gobierno sobre los fondos destinados al pago de los proyectos beneficiados por le Resolución 46, la cantidad de fracturas se mantuvo en ascenso, y el promedio mensual creció un 110% con respecto a 2018.

Modo factoría 

Según Fucello, todas las operadoras que en Vaca Muerta trabajan con un diseño de fractura similar, lo cual permite que ese indicador sea clave para comparar los niveles de actividad de las compañías.   

“El shale es un modelo de factoría, se perforan más pozos que los que van completando, las compañías tienen un colchón de pozos perforados por si hay algún problema con la perforación para que la estimulación no se detenga”, indicó el country manager de NCS Multistage.  

Y señaló que la eficiencia en las fracturas es el factor predominante en en la economía de los proyectos en Vaca Muerta, lo cual significa un cambio de paradigma en la industria petrolera doméstica.

“Es un cambio muy profundo y positivo en la mentalidad de la industria porque empezamos a pensar en factores que podemos controlar como la eficiencia”, agregó, en comparación con los yacimientos convencionales donde la principal variable es el precio del petróleo.

Fucello indicó que hoy Vaca Muerta está alcanzando los niveles técnicos más altos de la industria del shale a nivel internacional tanto a nivel técnico como económico.

Las empresas más activas

De acuerdo al relevamiento de NCS Multistage, en 2016 se realizaron 1.716 etapas de fractura en Vaca Muerta, en 2017 se hicieron 2.970, el año pasado 4.825 y a julio de 2019 se alcanzaron las 3.925. 

Las operadoras con mayor actividad en los últimos cuatro años fueron YPF, con 6.513 etapas de fractura realizadas entre enero de 2016 y julio de este año; Tecpetrol con 2.538; Pan American Energy con 1.188; Total con 816; Shell con 558 y XTO Energy (Exxon) con 505.

El incremento del nivel de estimulación hidráulica registrado en los últimos años está relacionado con la perforación de pozos con ramas laterales cada vez más largas, hasta el límite técnico que alcanzan las herramientas.

Además las compañías corren una frenética carrera en busca de la eficiencia. En junio, Sclumberger logró el récord en la cuenca de 11 etapas de fractura en 24 horas en el yacimiento Bajada del Palo Oeste de Vista Oil & Gas, superando las 10 que había logrado semanas antes Halliburton prestando servicio a YPF.

El tight, en picada

En cambio, en los yacimientos tight, la actividad cayó notablemente este año por la falta de mercado para el gas en la época que baja la demanda doméstica y por la competencia de la producción subsidiada del shale. 

En 2017 se realizaron 1.263 etapas de estimulación en pozos tight, que cayeron a 1024 el año pasado, cuando empezó a notarse los efectos de la Resolución 46 en el mercado del gas. A julio de 2019 se registraron apenas 196 etapas de fractura.

Leave a Response