OPINIÓN

Vaca Muerta: no nos olvidemos del largo plazo

Por Roberto Carnicer *

La finalización del año nos sorprendió con el cambio del secretario de Energía, aunque parecería responder a la exigencia que el nuevo secretario este más alineado con el ministro de Economía Dujovne ante la situación macroeconómica argentina. ¿Afectará este cambio el exitoso desarrollo del gas no convencional en Vaca Muerta? Esperamos que no. No debería haber grandes cambios.

Los objetivos de normalización del sector y de recuperar el liderazgo energético ya están en pleno proceso. Es probable que se desacelere puntualmente, pero, a nuestro entender, se recuperará apenas se cumplan los objetivos económicos.

Las políticas de gas y petróleo del Gobierno consistieron en tratar de normalizar un sector que se encontraba totalmente destruido. Sin embargo, sus errores macroeconómicos ocasionaron un nuevo cimbronazo económico financiero y el mercado no los perdonó. Consecuencia: Tal vez la pendiente para lograr el objetivo se reduzca.

Sin embargo, y a pesar de la crisis económica, 2018 fue el año de la explosión de gas en Vaca Muerta. Actualmente, su producción no convencional representa el 38% de la total del país y el 60% de la Neuquina. Se debe resaltar que el programa de estímulo a la inyección de gas no convencional (2017) fue, principalmente, la causa que generó esta extraordinaria producción de gas NC. Este incentivo no defraudó.

Por un lado, el Ministerio de Economía necesita limitar el gasto para lograr el déficit cero pero, por el otro, el Gobierno dio su palabra ofreciendo un incentivo para desarrollar la extracción no convencional que finaliza en el 2021. Y el incentivo dio sus frutos.

La excelente perfomance realizada por los productores, con mejoras tecnológicas y de eficiencia, permitió un nivel de producción impensado hace un año atrás. Los resultados demuestran al mercado y al Gobierno que Vaca Muerta no es sólo para el autoabastecimiento sino fundamentalmente para la exportación.

Ahora, a los objetivos antes mencionados -normalización y autoabastecimiento-, se suma el desafío del desarrollo intensivo de la exportación energética para que Argentina sea un gran jugador en el ámbito internacional.

Coyuntura: Hay un importante desafío a definir por las autoridades, concretamente el mantenimiento del incentivo ante el compromiso económico actual de déficit cero. Recordemos que su motivación fue fomentar la producción de gas natural con nuevas tecnologías y reducir importaciones. Por un lado, el Ministerio de Economía necesita limitar el gasto para lograr el déficit cero pero, por el otro, el Gobierno dio su palabra ofreciendo un incentivo para desarrollar la extracción no convencional que finaliza en el 2021. Y el incentivo dio sus frutos.

Hoy hay una postura del gobierno, que lamentablemente se concentra en el corto plazo, afectando decisiones del futuro argentino como política de Estado de ser fuerte exportador de energía. Hay que diferenciar el déficit público producto de la ineficiencia, de aquellos que significarán el crecimiento de la Argentina. Necesitamos con urgencia enfocarnos en la planificación de nuestro país en el largo plazo, la coyuntura ha sido la causa de la destrucción constante. Se tiene el recurso de las instituciones universitarias y de las Academias Nacionales como sector de consulta, además de profesionales con un gran conocimiento del sector. Estamos todos ávidos de sacar adelante al país y ayudar a los gobiernos.

Sugiero como país de análisis y de estudio a Australia, en todos los sectores, desde el manejo de la cosa pública hasta sus políticas de estado en materia de energía. El éxito de este país es haber definido objetivos de largo plazo y la actualización permanente de que país se quiere en el futuro.

Los argentinos tenemos de nuestra parte el ingenio para superar las dificultades, sumémosle el diálogo y el consenso para desatar este nudo georgiano, pero por favor que las coyunturas no nos hagan perder de vista nuevamente el largo plazo.

(*) Director del Área de Energía y Oil&Gas de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Austral.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente.

Leave a Response