OIL & GAS

YPF aprobó el plan para desprenderse de 55 áreas maduras

La revaluación de esos activos redujo el valor contable en U$S 1.800 millones. La compañía concentrará sus inversiones en Vaca Muerta.

El directorio de YPF aprobó hoy el plan para desprenderse de un paquete de 55 áreas maduras en cuatro provincias del país, que está acompañado de una revaluación del valor contable de sus activos convencionales que arrojan un deterioro de 1.800 millones de dólares. La petrolera concentrará sus inversiones en Vaca Muerta.

Todos los directores, incluidos los que representan a las provincias productoras, aprobaron el proyecto de racionalización y optimización de la inversión de la empresa elaborado por el presidente y CEO Horacio Marín para vender de campos con altos costos operativos que causaban pérdidas para la petrolera.

“Ese proceso implicó también realizar una evaluación de recuperabilidad del valor contable de dichos activos, lo que arrojaría como resultado un deterioro del valor contable del ejercicio 2023”, explicó YPF mediante un comunicado.

Ese ajuste sin impacto en caja (non-cash impairment, en inglés) fue estimado a la fecha en aproximadamente USD 1.800 millones (o USD 1.200 millones después de impuestos), el cual será considerado dentro de los estados contables de la compañía al 31 de diciembre de 2023.

Pleno a Vaca Muerta

El plan de racionalización busca optimizar el portafolio del upstream convencional, y que la empresa a partir de ahora se concentre en el desarrollo de las áreas de mayor rentabilidad,  sobre todo en Vaca Muerta, “mediante una mejor alocación de sus recursos técnicos y económicos”.

Se trata de un total de 55 yacimientos maduros, que ya pasaron su pico óptimo de producción y tienen altos costos operativos. “Las buenas practicas de la industria petrolera establecen que, para las compañías de escala como YPF, no resulta eficiente ni rentable producir petróleo en este tipo de yacimientos, los cuales en general son operados por operadores mas pequeños que puedan dar continuidad a la actividad”, explicó la empresa.

La compañía indicó que durante el proceso de venta garantizará los puestos de trabajo durante la transición. Marín considera que, lejos de paralizar las áreas, el desprendimiento de áreas de YPF dinamizará la actividad de la industria en su conjunto, ya abrirá el juego a nuevas pymes locales para su explotación.

“A su vez, la compañía optimizará su inversión, pudiendo concentrarse en aquellas áreas convencionales y no convencionales que generen mayor valor para la empresa y sus accionistas y sean mas acordes a su escala”, señaló YPF.

YPF concentrará sus inversiones en Vaca Muerta.

Se define en el primes semestre

Desde que inició su gestión CEO y presidente de la petrolera bajo control estatal se movió rápido y acordó con Santa Cruz la reversión de 10 áreas maduras, a la vez que habló con los gobernadores de Chubut, Mendoza y Neuquén para avanzar con el plan de desinversión en activos maduros.

Entre las opciones que se barajan para desprenderse de la operación de las 55 áreas están la reversión de áreas a las provincias, ventas de activos y acuerdos con pymes locales. La idea es cerrar el proceso antes de que culmine el primer semestre del año.

El desprendimiento de bloques marginales siempre estuvo en carpeta de las diversas conducciones de YPF en los últimos años. El escenario político hoy juega a favor para avanzar rápidamente en un proceso similar al que encaró Petrobras para convertir a Brasil en un jugador mundial de la industria petrolera mediante el desarrollo del Presal.

Hoy el portfolio del upstream de YPF se divide un 50% en Vaca Muerta y un 50% en el convencional. La meta es cambiar la ecuación a un 80% en el shale neuquino y 20% en los yacimientos tradicionales.

A su vez también se pondrá en revisión las 25 compañías participadas que tiene la petrolera nacional.

El objetivo volcar el grueso de la inversión en Vaca Muerta, que necesitará para su pleno desarrollo la perforación unos 10 mil pozos y desembolsos por 140 mil millones de dólares. La mirada de Marín está puesta en convertir a YPF en la petrolera de habla hispana más grande, concentrándose en el negocio más rentable. Hoy el lifting cost del shale está entre un 60 y un 80% por debajo del convencional.

Comentarios

Leave a Response